La PlusValía
                           

 

Los liberales aducen 
que, por cierto, las ganancias 
les pertenecen al dueño 
del medio de producción. 

Los socialistas responden 
que son propiedad social; 
y que debe administrarlas 
el Estado socialista 

Izquierda contra derecha 
se declararon la guerra, 
y así nació la pobreza 
el hambre y la corrupción. 

Para colmo se metió 
allí, la Iglesia Católica 
y pretendiendo terciar 
pontificó alegremente: 
"las ganancias son un mal" 
y por eso corresponde 
cuando alguien lo cometa, 
repartirla entre los pobres 

Las ganancias aterradas 
dejaron de generarse 
y dijeron su verdad: 

¿No quieren prosperidad? 
¿Nadie quiere crecimiento? 
¿No desean armonía? 

¡Cuándo nos van a entender! 

Aquellos que nos generan, 
ya sea con inversión, 
con esfuerzo cotidiano 
o con creatividad, 
son los legítimos dueños 
de nuestro magno destino 
y deben administrarnos. 

Como primera medida, 
al Impuesto a las Ganancias 
hay que redireccionarlo 
hacia todo el personal 
propio y tercerizado 
del medio de producción. 

Y después, ya más tranquilos 
hay que aplicar esa fórmula 
que calibra las ganancias 
en su justa relación 
a la potencialidad 
relativa, en la simbiosis 
de trabajo y capital.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

©2005-2008  Proyecto Actitud

D i s e ñ o   S e r v i  - W e b

www.proyectoactitud.com

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

 

 

Páginas vistas

desde el 3/9/05