¿Miedo al Dinero?


  
 

Para acabar con esta carrera desigual entre precios y salarios que aumenta la pobreza, tenemos todavía oportunidad de sugerir a los candidatos que incorporen el Proyecto Actitud en sus plataformas a las presidenciales.


Pareciera que muchos le tuvieran 'miedo' al dinero, miedo a que los demás piensen que ese es su único incentivo para la acción.


Y para colmo se creen 'misionados' para educar en su tesitura a los 'descarriados' que actúan sólo para beneficio propio.
Me hacen acordar a esos curanderos que dicen 'yo no toco el dinero, déjelo a mi asistente'.

 

Cuando las relaciones laborales sean justas, la riqueza será la medida de cuánto entregó ese individuo a la sociedad, por encima de lo que consumió.
Cuando a los asalariados se les pague por lo que hagan y no por lo que necesiten, se desatará además la energía más potente conocida hasta el momento: la actitud de los asalariados.

Para lograrlo, al impuesto al beneficio empresario hay que prorratearlo entre su personal propio y de terceros. De esa manera el dinero dejará de ser sinónimo de explotación, para ser motivo de orgullo social. Recién entonces se podrá pensar en educar en los valores del esfuerzo y del desarrollo de la propia creatividad.

Un sistema económico social debe ser diseñado para "todas" las personas. Por eso nuestro Proyecto se adapta al ser humano tal cual es y no como nosotros creemos que debería ser.
En eso difiere de las doctrinas sociales actuales que apelan a la conciencia y a la solidaridad de "todos" como si el sol pudiera salir por el oeste.
Nuestro Proyecto, en cambio, apunta a la persona común, a la que cuenta con el grado de conciencia con que ha diseñado Dios a la inmensa mayoría.
A ellos, lo que hay que lograr es remunerarlos con justicia, porque eso desatará esa energía que hoy está dormida.

Muchos quizás lo denominen eso con desprecio como "la zanahoria del burro", pero aunque no lo crean, ése es el secreto para acabar con la pobreza: Hacer que cada uno entregue lo máximo de lo que es capaz, sabiendo que lo hace para él y para la comunidad de la que se siente parte.

Porque lo que no consuma de esa riqueza que generó, será inexorablemente para la sociedad.
Este Proyecto no pretende que los "buenos y solidarios" dejen de serlo, sino que pretende que la gente común se ponga a trabajar y a desarrollar su creatividad en un ambiente de justicia para librarlo de ese desánimo que hoy lo lleva a la adicción.


Después sí, se podrá pensar en educar a los ciudadanos, porque entonces nos creerán, porque entonces se sentirán parte de esa comunidad que hoy los relega.

Les recuerdo que el 24 de noviembre a las 19 hs nos juntaremos en el Café Tortoni, para conocernos mejor y para programar nuestra tarea por venir, y quizás para lograr que nos hagan una nota en los medios.
Nuestra Unidad Ejecutora es cada vez más grande.

 

 

www.proyectoactitud.com

 

 

 

                  

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

©2005-2008  Proyecto Actitud

Diseño web Sitios

www.proyectoactitud.com

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

 

 

Páginas vistas

desde el 3/9/05